Hidroituango desaparece al río Cauca.

El senador de la Alianza Verde expresa su solidaridad con quienes han sido afectados por esta catástrofe ambiental y social. 

HIDROITUANGO DESAPARECE AL RÍO CAUCA

 

El senador del Partido Alianza Verde, Antonio Sanguino, expresa su solidaridad y acompaña a las comunidades ribereñas del Río Cauca, afectadas por la irresponsabilidad y negligencia de las Empresas Públicas de Medellín (EPM), y del Gobierno Nacional, quien a la fecha no ha adelantado un plan de contingencia frente a la pésima planeación del proyecto Hidroituango.

Lo que registran las poblaciones vecinas al segundo río más grande del país es una mortandad de peces sin precedentes y la desaparición de su caudal. Esta situación deja en vilo a los habitantes que se hidratan, transportan y viven del Cauca. A la fecha, están decidiendo salvar el proyecto a costa de la desaparición del río. Esto impactará directamente en otras fuentes hídricas del país, como el río Magdalena.

Desde al año pasado, el proyecto Hidroituango ha amenazado a las comunidades y al ecosistema del río, pero a las autoridades ambientales y a EPM le ha preocupado más la viabilidad del proyecto. Desde nuestra curul en el Senado de la República y dadas las graves afectaciones a las comunidades ribereñas y a los recursos naturales, se presentó una proposición de debate de control en septiembre de 2018, con el fin de que las entidades expresarán las acciones y planes a adoptar para evitar que Hidroituango continuará causando desastres. Hasta el momento y pese al peligro latente e inminente del proyecto, no se ha citado. 

Es urgente que el legislativo convoque a un debate de control político al Ministerio de Ambiente y a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales para exigir explicaciones sobre los fracasos y afectaciones al ambiente que esta obra esta causando, además de las responsabilidades que asumirá EPM por este desastre. 

El Estado colombiano debe tomar la decisión urgente y prioritaria de desmantelar Hidroituango. Mantener el proyecto es afectar la vida de las poblaciones, el ambiente y el cauce del Río Cauca, que hoy desaparece frente a los ojos de los colombianos.